Consumo de las Chimeneas Eléctricas ¿son rentables?

Aunque, por lo general, las chimeneas eléctricas son definidas como artefactos de alto consumo energético, la verdad es que el uso de estos elementos resulta rentable si se hace de la manera correcta.

¿Buscas una chimenea eléctrica que complemente la decoración en tu hogar u oficina y no sabes si es rentable? Si es así, has llegado al sitio indicado. Aquí te enseñamos cuál es el nivel de consumo de energía de las chimeneas eléctricas y podrás saber si resulta rentable elegir una. Así que, te invitamos a continuar leyendo.

¿Cómo elegir tu chimenea eléctrica?

Las chimeneas eléctricas, también llamados radiadores eléctricos, son aparatos que simulan el efecto visual que proporcionan las chimeneas tradicionales. Estos elementos decorativos tienen una serie de ventajas en cuanto a calidad, comodidad y eficiencia respecto a chimeneas que funcionan con otro tipo de combustible. Por ello, en este artículo te explicamos cómo elegir tu chimenea eléctrica.

Al momento de elegir una chimenea eléctrica es importante tener en cuenta una serie de ventajas y desventajas que desglosamos a continuación.

Ventajas de las chimeneas eléctricas

Son diversas las ventajas de adquirir una chimenea eléctrica respecto a otros tipos de chimeneas convencionales a leña o a las que dependen de algún otro tipo de combustible.

Efecto de llama realista

Las chimeneas eléctricas se destacan por incorporar el atractivo efecto decorativo de llama simulada que evoca la calidez tradicional propias de las chimeneas convencionales, a cambio de mayor seguridad y confort a la familia.

Para su efecto de llama, las chimeneas eléctricas disponen de lámparas LED que crean el efecto óptico de las flamas. Algunos modelos incluyen también el efecto con troncos de leña ardiendo. Esto les aporta mayor realismo a las llamas. Las luces LED tienen un bajo consumo enérgico que apenas alcanza los 50W y los 130W por hora.

Capacidad decorativa

Las chimeneas eléctricas logran adaptarse a cualquier tipo de decoración. Están fabricadas en diversos tipos de materiales, como hierro, acero, plástico y vidrio templado de alta resistencia. Además, poseen acabados diversos que se adaptan a cualquier estilo en el hogar o en la oficina.

No generan residuos

Estas chimeneas, cuyo funcionamiento depende de la electricidad, permiten disfrutar del efecto visual del fuego sin generar residuos los residuos de leña, hollín ni el humo, característicos de las chimeneas convencionales.

No requieren combustible

Estas estufas funcionan sin ningún tipo de combustible. Solo es necesario tener al alcance un enchufe con capacidad suficiente para alimentar con energía eléctrica de la vivienda el aparato.

Calientan rápidamente las habitaciones

Tienen un alto rendimiento a través de su calefactor por convención o por radiación. En el primer caso, calientan el aire ambiental mediante su expulsión, elevación y expansión en el espacio. En el segundo transfieren el calor. Por lo general, su funcionamiento depende de una resistencia eléctrica incorporada que alcanza una potencia máxima variable entre 1800W y 2000W, dependiendo del modelo.

Son de fácil instalación y no requieren mantenimiento

Las estufas eléctricas de destacan por su fácil instalación que no requiere de obras adicionales en la habitación. Según el modelo, se pueden poner, empotrar o fijar con facilidad.

Tampoco ameritan un exigente mantenimiento. Además, no implican riesgos de incendios, debido a que el fuego es simulado.

Son ecológicas

Estas chimeneas no emiten dióxido de carbono ni gases tóxicos que produzcan el efecto invernadero. Así, no afectan el ambiente.

Variedad de diseños

Existen diversos modelos de chimeneas eléctricas. Las disponibles en el mercado varían en cuanto a diseño, color, imitación de estufa de leña (con estilo victoriano destacado) e incluso portátiles con ruedas incorporadas.

Desventajas de las chimeneas eléctricas

Las chimeneas eléctricas también poseen una serie de desventajas en relación a su funcionamiento, en su mayoría relacionadas a su capacidad de calefacción, al consumo energético y a los efectos poco logrados en algunos modelos baratos.

Potencia de calefacción limitada

Son indicadas como elemento complementario de calefacción, debido a su limitada capacidad de potencia. Recordemos que la potencia máxima de una chimenea eléctrica oscila entre 1800W y 2000W.

La manera de calcular la capacidad de calefacción de una chimenea eléctrica se obtiene al multiplicar 1KW por cada 10 metros cuadrados. Así, si se desea caldear una habitación de 18 metros cuadrados es necesario elegir una chimenea eléctrica de 1800W como mínimo.

Llamas ficticias con efecto poco logrado

En las chimeneas de bajo presupuesto resulta común que el efecto de llamas no sea el deseado. Por ello, lo recomendable es elegir un producto de alta gama si lo que quieres es un efecto extraordinario.

Consumo energético

El consumo energético de las chimeneas eléctricas resulta un poco elevado cuando se habla de la función de calefacción. Por lo general, el nivel de potencia está vinculado con el nivel de consumo de estos sistemas calefactores. No así ocurre con el efecto decorativo de llamas que funcionan con luces LED de bajo consumo.

En tal sentido, la utilización de este tipo de estufas eléctricas se recomienda como sistema de calefacción alternativo o, en su defecto, para caldear habitaciones que tengan un buen sistema de aislamiento térmico y cuya superficie sea adecuada a su capacidad.

¿Cuándo son rentables las chimeneas eléctricas?

Las chimeneas eléctricas resultan rentables cuando se utilizan como sistema de calefacción complementario en las habitaciones o cuando se utilizan de manera ocasional. En este sentido, algunas chimeneas eléctricas cuentan con la función de temporizador que permite elegir su funcionamiento durante lapsos de tiempo diarios o semanales. De esta manera, puedes optar por las franjas horarias que resulten más económicas en cuanto a consumo de energía.

Por otro lado, cuando su uso es exclusivo en un espacio, se recomienda un buen sistema de aislamiento térmico que permita mantener el calor en el ambiente por más tiempo. En este sentido, puedes optar por elegir una potencia de calefacción más baja en la chimenea, cuando existe dicha posibilidad.

En resumen, si lo que buscas es calentar un salón la mejor opción no son las chimeneas eléctricas. Si bien son excelentes elementos decorativos, su fuerte no es la calefacción. Esto debido a que su potencia de calefacción es similar a la de los radiadores convencionales. Es importante tener en cuenta que, las chimeneas eléctricas suponen un gasto más elevado al de estos radiadores.